Chile

A pesar del creciente interés y conciencia en todo el mundo en relación a las oportunidades que brinda la Educación Abierta y los Recursos Educativos Abiertos (REA), la situación en Chile presenta un panorama de integración y adopción, esporádico y lento.

Aportación de Werner Westermann
Jefe Programa de Formación Cívica
Biblioteca Nacional de Chile

A pesar del creciente interés y conciencia en todo el mundo en relación a las oportunidades que brinda la Educación Abierta y los Recursos Educacionales Abiertos (REA), su presencia y avance en Chile ha sido esporádico y lento. En la última década ha habido muy pocas iniciativas y proyectos pequeños relacionados con REA.  Por cierto, hay muchas razones para entender esta situación, pero podríamos destacar:

Desprecio e indiferencia hacia los derechos del usuario: aunque los sitios web del Ministerio de Educación han declarado que sus contenidos se atribuyen con licencias abiertas (CC-BY) en sus pies de página, esto no se traduce a los contenidos y recursos educativos almacenados en sus repositorios, como el caso de las bibliotecas escolares CRA y YoEstudio. En ambos casos, los recursos educativos no especifican los derechos para usar los recursos que alojan o distribuyen, por lo tanto, y por defecto, todos estos derechos están reservados, según lo especificado en la ley.

Derechos de uso son restrictivos: Si son explícitos, los derechos de autor (todos los derechos reservados) son ubicuos como los derechos predeterminados del usuario. Un buen ejemplo es el repositorio de recursos educativos más grande para escuelas K-12, EducarChile. Han agregado una licencia Creative Commons para su sitio web, pero los Términos y condiciones de uso de sus recursos educativos son muy restrictivos.

Financiamiento público no significa uso público: a pesar de la promesa de Chile de fomentar el acceso abierto a la información y los datos financiados con recursos públicos y tener una ley sobre el acceso a la información pública, en la educación superior chilena, casi, si no, todos los fondos públicos promueven la propiedad institucional exclusiva de los resultados y el conocimiento creado en esos proyectos. Esos fondos públicos se disputan en un escenario competitivo, donde las universidades y los investigadores luchan dentro de un marco de sistema educativo capitalista y privatizado que ha hecho de la competencia su matriz, a expensas de la cooperación abierta y la colaboración mutua.

Falta de incentivos: en la educación superior, los incentivos de desarrollo académico o profesional no se centran en el campo de la enseñanza, y menos aún en el aprendizaje. Normalmente, estos incentivos apuntan a apoyar la actividad de investigación (principalmente financiada con fondos públicos) que debe publicarse en revistas de alto impacto, ya que las clasificaciones y métricas de educación superior perniciosas fomentan una cultura académica en la que los resultados de la investigación se centran en la comercialización, concebida como un activo exclusivo. La lógica de atesorar mis activos personales es impulsada por un ecosistema regulado por grandes monopolios (Elsevier) que controlan la indexación, por lo tanto, la difusión y la citación de la investigación científica.  Esto conlleva al drenaje de sustanciosos fondos públicos en concepto de tarifas y suscripciones para publicar investigaciones (financiadas con fondos públicos).

INICIATIVAS

A pesar del panorama educativo que parece ser incapaz de proporcionar un suelo fértil para fomentar el Acceso Abierto, la Ciencia Abierta, la Educación Abierta y los REA, hay algunos avances en esta área que vale la pena mostrar. Estos avances pueden ser consultados en la página de Chile en el Mapa Mundial de REA, donde están registrados los distintos proyectos, iniciativas, personas, instituciones, etc. relacionados al acceso y la educación abierta.

LECTURAS RECOMENDADAS

Texto Escolar o Libros de Texto Abiertos:

Recursos en Inglés: